Un Viaje Mìstico y Màgico

Después de muchos años de conocer a Matzehua, un Indígena Huichol de la Comunidad de San Sebastián, y de haberle prometido visitar su pueblo y a su gente, hice de éste postergado viaje una realidad.
La realidad de este viaje, fuè descubrir un mundo diferente. Tanto en costumbres y lenguaje, còmo en filosofia y misticismo. Es decir, una realidad que te golpea el corazòn, te desgarra tu fùtil conocimiento de la vida y te transporta hacia tu yo interno. Toda una experiencia.
Entrado en ganas de aprender, volvì a la sierra huichola, èsta vez a San Andrès Cohamiata. Se podria decir, que es el lugar màs progresivo de las Comunidades Huicholas. Con un lugar muy bien adecuado para los turistas llamado "Eculturismo Tate-kie", ubicado al borde de una impresionante barranca.
A estas fechas, he viajado infinidad de veces a San Andrés, y siempre me regreso con la nostalgia del que abandona su hogar. Algo hay de magia en este sitio, que siempre me hace volver.

A mis amigos Wixaritari.


La Rockola tamalera

jueves

Subiendo a San Andrés Cohamiata

Ya pasa de un año,o dos, ya ni me acuerdo,pero a mi me parece que fue ayer, cuando subiendo por la carretera, a la altura de "bajio de bueyes", camino a San Andres Cohamiata, Hugo, quien manejaba la camioneta de tres toneladas, comentó -por que no me habias invitado antes-



Y es que, a pesar del calor endemoniado que hace al subir, llegas a la mitad del camino, a la parte llamada "el pico del aguila", y la parada es obligada, ya que despues de subir y subir sin poder hacer un alto, debido a lo angosto de la carretera sin acotamientos, pues hacer un stop y gozar de la majestuosidad del panoraba que se despliega ante tus ojos, es una obligacion y un lujo.



Aqui el clima cambia drasticamente. Fuertes vientos indican que estamos a una altura en donde puedes casi tocar el cielo. Y eso que estas a mitad del camino. Un bosque de pinos y abetos se empieza a bosquejar y no faltan las zorritas, liebres y otros animalitos de la zona, que se crucen velozmente ante tus azorados ojos.



Termina la carpeta asfaltica, y empieza un camino de terraceria, accidentado en partes y polvoriento casi al llegar al cruce en donde decides si continuar derecho hacia San Andrès o hacia San Miguel Huestita, del otro lado de la barranca.



Ya en estas alturas del camino, comenta Hugo -Está pesadito el viaje, pero vale la pena...-

1 comentario:

shiko dijo...

Hello.
It is a phenomenal scenery.
It seems to see the movie.